Instantes de felicidad…

Esta es una entrada muy personal, quizás demasiado…Pero necesitaba expresarlo, porque lo que cada uno de nosotros somos, hacemos o expresamos, es fruto de nuestras circunstancias. Siempre he pensado que es necesario conocer un poco la vida del otro para poder entenderlo, ya no hablemos de empatizar.

A mí muchas veces se me tacha de “loquita”. Seguramente porque tengo la ansiedad por vivir la vida como si no hubiera un mañana y soy una explosión de energía y alegría, fruto vde mis circunstancias, fruto de vivir con la muerte pegada a mi familia desde bien pequeña. Soy muy consciente de que solo importa el presente, por eso vivo todo con mucha intensidad, tanto lo bueno como lo malo.

Nadie te explica que cuando una madre fallece, una de las cosas más duras a las que debes enfrentarte es a hacer el duelo con tu padre… con todo lo que esto implica. En ese momento se produce una inflexión en nuestra vida, obvio, que cambia para siempre la relación que tenías con tu padre, pasando a ser otra relación, más profunda y especial.

Tenía claro que esta caja sería una explosión de alegría, energía y luz. Porque así es como recuerdo a mi familia. Nada de “colores de padres” serios y formales. Cuando le pregunté cuál era su color preferido me lo puso fácil: “el azul y ese color claro que tengo en un pantalón” (!el beige!, jjjj).

Hace un par de años recogí todas las fotos de mi familia, con la intención de hacer un álbum scrapero. Pero fui incapaz, no pude. Así que con este trabajo cierro el capítulo del dichoso álbum, y le “devuelvo” a mi padre sus recuerdos, ya que he puesto todas las fotos en esta cajita tan requetechula y que significa tanto para mí. Tanto como una vida de INSTANTES DE FELICIDAD!!!

Os dejo el vídeo:

 

Anuncios