¡Soy la vieja del ganchillo!

Tengo que reconocer que me encanta este LO. Empezó como una prueba en un trozo de cartón, de los que vienen en los paquetes de sábanas (que encima son de 30×30). Se me ocurrió pegar con guesso, una “cosa” de esas, para que no resbalen los platos que había comprado en el Tiger (os juro que no me pagan por hacerle publicidad). De ahí a lo que veis… capas y capas y un sinfín de abalorios que iba encontrando por el camino.

Lo del GANCHILLO: me inspiré en un TAG que vi hace un tiempo publicado por una extranjera (no guardé el enlace 😦 ) . Al principio pensé que era una cadenita pero NO!!! era ganchillo y me acordé de mi Señorita Conchita de 5ºEGB! Me fui corriendo a buscar mi ganchillo y aquí estoy, rememorando batallas, en plan abuela…

Tengo muchas más ideas con el ganchillo en papel, que espero mostraros en los próximos meses.

Ojalá lo disfrutéis tanto como yo. Al final os dejo unas “foticos” 😉

Aquí acabaría este post, pero quien tenga ganas, puede seguir leyendo la historia de la “vieja del ganchillo”.

Hoy en día la maestra, “la Señorita Conchita”, seguramente estaría denunciada por discriminación sexista o algo así. Porque las chicas de mi generación íbamos a clase de labores y los chicos NO!!! No recuerdo qué es lo que hacían mientras, supongo que jugarían al fútbol. Yo de todas las maneras prefería labores, porque me tropiezo en una línea pintada en el suelo… así que no era capaz de chutar a un balón ni aunque me lo pusieran delante.

El caso es que en la clase de la Señorita Conchita, las chicas hacíamos labores y yo las disfrutaba mucho. Esperaba la clase con ansia, porque jugaba con ventaja, ahí me podía lucir yo y mucho, jjjj. Siempre se me ha dado muy bien coser, bordar, el ganchicho y todo tipo de labores. Eso sí, la máquina de coser,… bueno, eso os lo cuento en otro momento.

El caso es que mientras que mis compañeras sólo podían hacer una rosetita de nada, llegaba yo, toda orgullosa con un tapete del tamaño tipo rueda de carro. Os lo juro, no me costaba nada!!!, ahí dando vueltas y vueltas… y yo, feliz. Todavía hoy, que casi han pasado cuarenta años, mis amigas en las reuniones lo cuentan con mucha gracia… “nosotras una rosetita de nada y llegabas tú con un metro de tapete”.

Yo, sigo recordando a la Señorita Conchita con mucho cariño, porque entre otras cosas, creo que yo estaba un poco enchufada…

IMG_9872-12

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s