Caja de Otoño con incidentes fotográficos

Hola chic@s.

Para este trabajo se me ocurrió ver cómo funcionaría la mezcla de las pátinas, con las pinturas de efecto óxido. He utilizado las de Cadence (Rusty Patina, en los tres colores, marrón oscuro, marrón claro y azul) y las de Fleur. Y depués de semejante “mejunje” ¡me gusta el efecto! También utilicé un poco de pasta de textura piedra pómez, para darle algo de textura a modo efecto óxido, la que ulilizo es la de Vallejo. Y ya sabéis, con las esponjas toquecito por aquí y toquecito por allá, al gusto 😉

La tapa está decorada prácticamente con elementos naturales, !!cómo me gustan!! No puedo evitar cada vez que salgo de casa en plan “andarina”, ir recogiendo hojas, cáscaras, piñitas y todo lo que me voy encontrando. Juan siempre me va haciendo fotos, rebuscando en los lugares más insospechados… algún día me picará algún bicho, ya veréis.

En los laterales de plástico transparente, tuve la brillante idea de probar las tintas al alcohol, por primera vez en mi vida, directamente sobre los plásticos transparentes de la caja. Cuántas veces nos han dicho que los experimentos antes de… pues eso… que directamente al trabajo. Claro, como no podría ser de otra forma, me ha quedado como alguna diría por aquí kk, pero visto el conjunto ha quedado bastante disimulado como podéis observar, pero vaya…

IMG_9778-1

En cuanto al incidente de esta caja… Como ya sabéis lo que me gusta la fotografía, pues ¡ala! a probar también sea dicho.  IDEA SUPER CREATIVA: tuve la caja abierta de lateral y me pareció una idea fantástica, poner una vela dentro a modo “farolito”. Monto todo el atrezzo… foto nocturna, a oscuras, trípode, velas dentro y alrededor de la caja para el efecto bokeh, en fin, iba a ser el fotón de mi vida… Y tal cual disparaba iba oyendo crash crash…  Ais qué lumbreras soy, las tapitas que son de plástico se resquebrajaron (evidentemente Ana, evidentemente… calor… en fin que no debí de estar en clase de física…). Menos mal que quité todo a tiempo. Si no, me cargo el trabajo y lo mismo quemo la casa.  Me cabreé tanto que me volví a mi foto diurna, que esa como mucho, el único disgusto que me da, es que siempre que salgo a hacer fotos, hace mucho aire. Pero claro, es que vivo en Zaragoza.

Bueno, que me enrollo más que las persianas. Os dejo alguna foto más y espero que os guste y os sirva de inspiración.

 

 

 

 

Anuncios