Cuidar los pequeños detalles

Mis propósitos escraperos para el próximo año son sencillos: DEJAR DE SER CUTRE y cuidar los pequeños detalles.

No sé si os pasa a vosotras que, con las prisas, damos de cualquier manera esos regalos que tanto nos ha costado hacer. Yo lo hago. No cuido la presentación porque siempre voy corriendo, y me he propuesto que esto no vuelva a suceder. Ya veremos… De momento estas Navidades lo he conseguido.

PARA ELLO he empezado por tener todas las bolsas juntas: las bolsas recicladas que nos dan en las tiendas, más las que he comprado de craft del bazar, y estas otras que os enseño que son de marca, en unos tamaños pequeños que no me pude resistir. La negra  ha sido mi último descubrimiento del “Muy Mucho” y calidad-precio, estupenda.

Archivo 4-1-18 14 54 25

COMBINACIONES SENCILLAS

La bolsa negra, a mí me da mucho juego. Lo mismo me da combinarla con blanco que con papeles decorados en plateados y dorados, es siempre una apuesta segura.

La bolsa de color craft es muy agradecida con el gesso blanco de base, me encanta la combinación. Así que aunque esta que os paso me la he currado, he hecho otras que con una base de gesso, un papelito decorado mono, un troquel gracioso y un lazo, en cinco minutos arregladas.

Y ahora el lazo. Sobre todo no os olvidéis del lazo para cerrar la bolsa, que le da un toque que a mí me encanta. Claro, de exceso… jjjj. Para el lazo suelo poner o puntillas, o cintas decoradas, o tela de saco o cinta de raso, en los colores que vaya a juego, ¡claro!!!

Llevo en la cabeza decorarme “papel de regalo” para los paquetes, pero con esto aún no he empezado… Así que os dejo dos bolsas de estas Navidades a ver si os gustan.

Anuncios

Mi renita graciosa

Este año como me ha dado pereza montar el árbol, estoy haciendo detallitos para la casa. Sencillos pero salados. Cómo me gusta trabajar con elementos naturales, son tan agradecidos.

Espero que os guste.

Caja de Navidad

Como no puede ser de otra manera en estas fechas, os traigo un cajita muy navideña que voy a utilizar de servilletero estas fiestas.

He realizado con pasta de textura el efecto madera en toda la caja, en color negro con el fondo blanco desgastado para que me hiciera el contraste con el blanco impoluto de la corona. El efecto madera lo aprendí de la mano de Aurora Almunia, en un taller que impartió en octubre en Las Casitas de Papel. Y anda que no le he sacado provecho… me encanta el resultado.

Y por otro lado he hecho una coronita con “un de todo”. Puntillas, gasa y telas para dar volumen y luego lo he decorado con los típicos adornos navideños. El reno es una servilleta de papel que tenía de las navidades pasadas. Una servilleta de un restaurante que sin saber cómo cayó en mi poder, jjj. Bueno, fueron varias ¡qué pasa! no me digáis que vosotras no lo hacéis, jjj.

Espero que os guste tanto como a mí y aprovecho para enviaros mis mejores deseos en estas fechas tan especiales. QUE LA NAVIDAD INVADA TODO EL AÑO.

REqueTemuás.

 

Corona de Navidad

Yo estoy en Navidad modo On, ¿y vosotras? Y como  no podía ser de otra manera, no iba a dejar pasar la oportunidad de hacer algo con estos corazones tan chulos de madera. Así que pillé otra vez mi falda del año pasado, ¡esa!, la que no vendí en Wallapop… (ya, ya me han hecho la broma de que no me extraña que no la vendieras). Pues si supierais que tengo la chaqueta a juego y me la sigo poniendo, jjjj.

15672604_10212412066003649_8861842987911971640_n

Os detallo los pasos, que ya veréis que es muy sencillo:

  1. Le puse al corazón de madera, pasta de craquelar y pasta de textura. Luego lo pinté con la pintura roja de Cadence. Cada vez me gustan más estas pinturas, tienen una textura genial y cubren mucho. Es verdad que sin “Las Casitas” nunca las hubiera descubierto, pero es que ahora no puedo vivir sin ellas. 

  2. Hice una coronita, alternando tiras de la falda, más gasa y puntillas teñidas con acrílica verde.file-2

3. Luego añadí esta otra corona que compré en el Verdecora.

file3-2

4. Decorar al gusto con todos los adornos que caigan en vuestra mano. Para terminar quise meter este corazoncito tan mono, pintado a juego del grande dentro de la corona. Peeeeeeeeeero como soy tan excesiva, a lo que me di cuenta lo tenía “enterrado” entre todos los adornos que fui añadiendo, ups. Cambio de planes.

img_7897.jpg

file1-3

5. Tuve que optar por terminar el corazón con otro adorno navideño, esta vez una caballito, así que el  corazón se me quedó dentro.

IMG_9815-5

6. Para terminar le puse unos toques de las ceras de finnabair ANTIQUE BRILLIANCE colores LUCKY EMERALD y FIRE RUBY, que me matizaron el rojo original de todo lo que le había añadido, consiguiendo un acabado más matizado y  uniforme.

img_7895.jpg

Os dejo con las fotos y espero que os sirva de inspiración y que os guste. Yo tengo pendiente hacer alguno más para estas navidades.

 

Caja de Otoño con incidentes fotográficos

Hola chic@s.

Para este trabajo se me ocurrió ver cómo funcionaría la mezcla de las pátinas, con las pinturas de efecto óxido. He utilizado las de Cadence (Rusty Patina, en los tres colores, marrón oscuro, marrón claro y azul) y las de Fleur. Y depués de semejante “mejunje” ¡me gusta el efecto! También utilicé un poco de pasta de textura piedra pómez, para darle algo de textura a modo efecto óxido, la que ulilizo es la de Vallejo. Y ya sabéis, con las esponjas toquecito por aquí y toquecito por allá, al gusto 😉

La tapa está decorada prácticamente con elementos naturales, !!cómo me gustan!! No puedo evitar cada vez que salgo de casa en plan “andarina”, ir recogiendo hojas, cáscaras, piñitas y todo lo que me voy encontrando. Juan siempre me va haciendo fotos, rebuscando en los lugares más insospechados… algún día me picará algún bicho, ya veréis.

En los laterales de plástico transparente, tuve la brillante idea de probar las tintas al alcohol, por primera vez en mi vida, directamente sobre los plásticos transparentes de la caja. Cuántas veces nos han dicho que los experimentos antes de… pues eso… que directamente al trabajo. Claro, como no podría ser de otra forma, me ha quedado como alguna diría por aquí kk, pero visto el conjunto ha quedado bastante disimulado como podéis observar, pero vaya…

IMG_9778-1

En cuanto al incidente de esta caja… Como ya sabéis lo que me gusta la fotografía, pues ¡ala! a probar también sea dicho.  IDEA SUPER CREATIVA: tuve la caja abierta de lateral y me pareció una idea fantástica, poner una vela dentro a modo “farolito”. Monto todo el atrezzo… foto nocturna, a oscuras, trípode, velas dentro y alrededor de la caja para el efecto bokeh, en fin, iba a ser el fotón de mi vida… Y tal cual disparaba iba oyendo crash crash…  Ais qué lumbreras soy, las tapitas que son de plástico se resquebrajaron (evidentemente Ana, evidentemente… calor… en fin que no debí de estar en clase de física…). Menos mal que quité todo a tiempo. Si no, me cargo el trabajo y lo mismo quemo la casa.  Me cabreé tanto que me volví a mi foto diurna, que esa como mucho, el único disgusto que me da, es que siempre que salgo a hacer fotos, hace mucho aire. Pero claro, es que vivo en Zaragoza.

Bueno, que me enrollo más que las persianas. Os dejo alguna foto más y espero que os guste y os sirva de inspiración.

 

 

 

 

Mi interpretación del reto bonito de Maraki

María es distinta y como siempre le digo, curranta, muy curranta. De esas que saben que el esfuerzo y el trabajo duro tiene su recompensa. Capaz de proponernos cosas con mucho sentimiento y que como su propio nombre indican, son un reto. Un verdadero reto.

En fin, que si no te has enterado todavía, corre y mira su blog, vale la pena, te dejo su enlace RETO MARAKI y ahora entenderás el rollo que te voy a meter, jjjj.

En este reto no me importa mucho la decoración, ni la técnica del sobre en sí. Lo que de verdad me motiva es la historia, así que os dejo con MI INTERPRETACIÓN.

  1. Mi motivación para participar en este reto. Viajar es una de mis aficiones más preciadas y una de mis pasiones. Desde siempre soy de las que piensan que el planeta Tierra es pequeño… de las que piensan que no hay distancias… de las que piensan que es maravilloso salir de casa, aunque sea a la vuelta de la esquina, porque la distancia y el mundo te da una perspectiva completamente distinta de la vida. Soy de las que se emociona viendo un paisaje, de las que sueña, imagina y colecciona momentos, de las que cree que el tiempo y el dinero es un bien limitado y escaso, pero que de vez en cuando invierto, invierto en el mejor proyecto de mi vida, que soy yo.
  2. Una destinataria. Mi madre, porque ya no está… y porque cuando viajo y veo algo que me sobrecoje y me maravilla, siempre, siempre pienso en ella y en lo que ya no puedo compartir… Así que me parece una manera maravillosa de que mi madre viaje conmigo en este reto.
  3. Destino. Yo he elegido un marco común: los aborígenes. Sí, no se me ha ido la olla y os cuento. A mi no me gusta leer novelas, solo literatura de viajes. Básicamente lectura de viajeros de hace un siglo o dos. Vaya, de cuando se viajaba a pata y en carro, ni en AVE ni en Boeings, jjjj.  Me encanta este tipo de lectura y más cuando lo relatan mujeres.  Así que en este contexto mi destinos son:
    1. Australia. Parque Nacional Uluru, Ayers Rock. Mi amiga hizo este verano el viaje, y antes de marchar me recomendó que me leyera un libro: Las voces del desierto, de Marlo Morgan. Así que una de mis cartas va para los Outback, tal como se denomina a la población de la cual habla este libro.
    2. China. Lago Lugo (Yunnan). Ahí viven las mosuo, una minoría étnica y remota en China. ¿Sabéis que ahí mandan las mujeres? y mucho… Es uno de los pocos matriarcados que existen en el planeta.  Lo normal allí para las mujeres es tener amantes y las relaciones con los hombres son para fecundar y ya… no haré ningún comentario, jjj.
    3. EEUU. Monument Valley (Utah). A la tribu de los navajos que va directa la carta. Me gusta el naranja y allí todo es naranja.
    4. Argentina. Ushuaia (Patagonia). Porque llevo todo el verano leyendo acerca de los aborígenes de la Patagonia. Con esta carta, hago trampa, jjj, porque me la envío a mí misma en el futuro. Tengo un viaje programado y me la voy a enviar al hotel, a ver si tengo la suerte que me la entreguen cuando llegue. Será chulo, ¿no?

Os dejo con los sobres. Dentro he escrito una nota en inglés, en este plan: “hola soy Ana desde España, te envío esto porque es un reto y si lo estás leyendo me encantaría que me lo devolvieras, bla, bla, bla…”

Los he hecho con mi Gelli Plate en sobres reciclados (básicamente, sobres grandes doblados de la oficina). La estrené este verano y estoy entusiasmada con ella. He usado acrílicas flúor que me compré hace poco y dos plantillas, una de Cadence y la otra de Todo Stencil.

Gracias María, por permitirme soñar.